Tumores Renales Malignos

TUMORTS


Tumores Renales Malignos

El cáncer renal comprende el 3% de las neoplasias malignas en el adulto. La presentación de este cáncer va en aumento. Recientemente el diagnóstico se está haciendo en etapas mas tempranas de la enfermedad. En Estados Unidos se Diagnostican 28,000 casos anualmente, de los cuales 11,000 terminan en la muerte del paciente.

El cáncer renal es m��s frecuente en hombres que en mujeres en un rango de 2 a 1. Se observa más en habitantes de las ciudades que del campo y aunque es un tumor que generalmente se presenta en la quinta década de la vida, actualmente se está diagnosticando en personas menores de 50 años.

Los factores de riesgo asociados son:

  1. Tabaquismo
  2. Exposición a asbesto.
  3. Trabajadores de la industria del acero y los metales.
  4. Diálisis por largos periódos de tiempo.
  5. Familiares de primera línea que hayan tenido la enfermedad.

En los chequeos de rutina después de los 40 años siempre debe incluirse una sonografia de las vías urinarias, Exámen general de orina y Antígeno prostático especifico como mínimo indispensable.

En etapas iniciales la enfermedad generalmente no tiene manifestaciones, y cuando se encuentra generalmente es un hallazgo imagenológico y la posibilidad de curación es alta. En otras ocasiones se descubre después de haber presentado sangrado en la orina (hematuria) y se busca intencionadamente el sitio de origen del sangrado. Otras manifestaciones pueden ser: dolor en el flanco, masa abdominal, fiebre, pérdida de peso sin explicación, o manifestaciones en otros órganos si el problema ya está extendido.

El tratamiento de este padecimiento depende de la etapa en que se encuentre. La generalidad es que tiene muy pobre respuesta a la quimioterapia y la radioterapia, así como a los nuevos agentes antiangiogénicos. Dependiendo del tamaño y la extensión la mejor opción en el cáncer de riñón es la cirugía (Nefrectomia radical). El procedimiento se realiza en etapa 1 y 2 por laparoscopia y en ocasiones por éste método mano-asistido. En tumores mayores de 10 cms. de diámetro se considera el procedimiento abierto. A su vez hay tumores que están fuera de tratamiento quirúrgico, o que el riesgo-beneficio de la cirugía no es justificable.

La nefrectomía radical por laparoscopia en los casos en que está indicada tiene la misma tasa de éxito que el procedimiento abierto. En casos especiales y seleccionados en que el paciente tiene cáncer en un riñón único o en el único riñón sano, se puede realizar una resección parcial para conservar la parte sana del riñón; este procedimiento también se realiza por laparoscopia. La sobrevida de esta enfermedad en las primeras 2 etapas es muy aceptable. En las lesiones menores de 7 cms de diámetro la sobrevida a 5 años es mayor del 90 por ciento; y en lesiones mayores de 7 cms sin extensiones aparentes la sobrevida va del 40 al 80 por ciento.

Otros procedimientos del riñón que se realizan por laparoscopia son:

  1. Resección de quistes renales.
  2. Extirpación del riñón por otros motivos que no sea cáncer.
  3. Nefrectomia de donador vivo en transplante renal
  4. Reparación de el Ureter y la pelvis renal (Estenosis de la Union ureteropielica) en padecimientos congénitos o adquiridos.
  5. Resección de la glándula suprarrenal (Adrenal)
  6. En casos seleccionados extirpación de piedras en la pelvis renal y el riñón por método combinado laparoscopia-renoscopia por los accesos del laparoscopio.

 


Facebook

Facebook By Weblizar Powered By Weblizar